Support

lunes, 22 de octubre de 2018



Alejandro Mario Fonseca
Estamos ante uno de los problemas más graves de la historia de México, tan grave que es la principal razón de existencia de todo Estado: vivimos en la inseguridad y el miedo.
 Ya lo he comentado, si un Estado no es capaz de garantizar la seguridad de sus ciudadanos, los ciudadanos nos vemos obligados a organizarnos políticamente para conseguirla. Esta es la gran lección que nos dieron las Autodefensas de Michoacán y que nos siguen dando las de Guerrero.
         ¿Qué hacer desde la comunidad cholulteca para recuperar la seguridad perdida? Pues organizarnos y actuar en consecuencia. La organización ciudadana  es importante, pero también es necesario estudiar algunos casos exitosos que hoy son paradigmas de seguridad en el mundo.
De particular interés resultan las medidas que tomó Rudolph Giuliani cuando fue alcalde de Nueva York a fines de los años 90 logrando reducir dramáticamente los índices de criminalidad. No andaba tan perdido Marcelo Ebrard cuando lo quiso traer como asesor, lástima que quedó en el puro lucimiento.
El Departamento de Policía de Houston
Otro ejemplo paradigmático es el de Lee Brown,  Jefe de la policía de Houston (HPD), que a principios de los años 80 estaba acusada de racismo y brutalidad. Este caso resulta muy importante y cargado de lecciones para nosotros ya que Brown decidió implementar una policía dirigida a la comunidad, lo que significaba que la policía no sólo debería responder ante los actos delictivos, sino también ayudar a los vecinos a resolver problemas relacionados o no con el delito: un policía comunitario.
El estudio de caso está ampliamente documentado en el libro Gestión estratégica y creación de valor en el sector público, de Mark H. Moore (editorial Paidós, 1998). Lo que propongo es que lo estudiemos y tratemos de adaptar las ideas innovadoras de Lee Brown a la situación específica que se vive actualmente en Cholula.
Si nos tomamos todo esto en serio, tenemos dos tareas inmediatas. Primero definir el perfil del “policía comunitario” que necesitamos, y segundo, probablemente la tarea más difícil: ¿cómo implementar este nuevo Plan de Acción?
Lo que pasa por la definición de una estrategia para obtener apoyo real de los nuevos jefes burocráticos del Municipio, los flamantes directivos del “nuevo” gobierno de Arriaga, que son a fin de cuentas los que toman las decisiones.
Cholula ha cambiado
A lo largo de las últimas dos décadas San Pedro Cholula ha cambiado vertiginosamente. Su población se duplicó y  a lo mejor me quedo corto. Aumentó la riqueza, surgieron grandes centros comerciales y desarrollos urbanos modernos sobre todo en el sur poniente. También se consolidó como ciudad turística por excelencia.
Hoy es un Pueblo Mágico de los más visitados del país. Sin embargo, la pobreza también aumentó. En la periferia, en algunas juntas auxiliares la inseguridad se ha incrementado, e incluso en no pocas ocasiones ha llegado al centro de la ciudad.
Además los municipios conurbados, incluida la ciudad de Puebla ya están pegados a Cholula y comparten con nosotros sus problemas de inseguridad. Cualquier estrategia deberá incluir la colaboración de las autoridades vecinas.
Temas como los feminicidios y el huachicol son relativamente nuevos para nosotros. Al grado de que la reciente administración de J. J. Espinosa tuvo que pedir el auxilio del ejército. Nunca supimos bien a bien porqué de repente el ejército se retiró.
Así que aún sin realizar un estudio exhaustivo de los nuevos problemas, está clara la necesidad de un enfoque proactivo e innovador de la vigilancia. Además la dirección de un departamento de policía requiere cambios constantes para estar al día con respecto a técnicas modernas.
Cholultecas en Guardia
La complejidad cada vez mayor y los cambios del entorno experimentados durante las últimas dos décadas, obligan a las autoridades a la modernización de la policía. Y esto no va a resolverse con más patrullas y más cámaras de vigilancia. Sí, se requieren pero no bastan.
El reto para el futuro es proporcionar un servicio de policía de calidad que resulte aceptable para un área metropolitana grande, compleja y diversificada.
El cumplimiento de la ley debería basarse en el principio de que la policía forma parte, y no una aparte, de la comunidad a  la que presta sus servicios. Así que es apropiado e imperativo que el Departamento de Policía de Cholula pida ayuda a la comunidad para que ésta establezca las prioridades y la visión que tiene del servicio de seguridad.
De ninguna manera estoy proponiendo que los ciudadanos sustituyamos la función policiaca. No, se trata de que la ayudemos, organizándonos desde las calles, manzanas, barrios y pueblos.
Las actividades de apoyo podrían quedar plasmadas en un programa, Cholultecas en Guardia, diseñado para detener el crimen, para obtener información, anónimamente, de la comunidad. El programa podría incluir premios anuales que la comunidad otorgaría al heroísmo individual de los agentes.
Hacia un nuevo Plan de Acción
Lo primero que se tendría que hacer es realizar una valoración lo más objetiva posible de las fortalezas y debilidades de nuestro Departamento de Policía municipal. Y en esa valoración es imprescindible la participación ciudadana.
Los ciudadanos de Cholula somos ambiciosos, queremos  un departamento de policía ejemplar. Es más, no sólo ejemplar, sino el departamento número uno de toda la nación. Esto significa, cambiar su sistema de valores, detallando cuáles serían los resultados principales a los que aspiramos. La razón de existir de nuestra policía es prestar servicios a la comunidad.
Entonces el reto del futuro sería cambiar de la actitud reactiva a la proactiva de la policía, desarrollando nuevas capacidades que le permitan el uso efectivo de recursos limitados para proporcionar un servicio de calidad conforme a las expectativas de un área metropolitana social y económicamente muy diversa. 
El siguiente paso sería la elaboración de un Plan de Acción, cuyo objetivo consistirá en  definir exactamente cómo el Departamento de Policía de Cholula debe aprovechar las oportunidades y solucionar las deficiencias descritas en el informe de valoración.
 El Plan pasaría de lo abstracto a lo concreto, empezando con una exposición general de los problemas de la comunidad de Cholula, seguiría con la presentación de “los valores esenciales y las creencias subyacentes al compromiso de la policía de mejorar”, y concluiría con la descripción detallada de lo que se haría para mejorar la actuación de la policía.

0 comentarios:

Publicar un comentario