Archives

Support

martes, 21 de enero de 2020


Alejandro Mario Fonseca

El siguiente artículo lo escribí el 18 de octubre del año 2015, cuando Don Epigmenio Rojas me invitó a participar en El Quetzal. Salvo que ya no hay conflicto con Calpan y que el lema de Cholula ya no es Ciudad de Bien, sino Juntos Hacemos Más, la crítica sigue siendo válida. Así que lo reproduzco íntegro por su enorme actualidad.
Decía: En estos días en que nuestra ciudad,  San Pedro Cholula,  vive un conflicto intermunicipal con Calpan, vale la pena reflexionar sobre el concepto de “Ciudad de Bien”.  Al parecer la manzana de la discordia es el relleno sanitario que recién se construyó en los linderos con Calpan.
Al menos desde la perspectiva de lo que serían las bases de una “Ciudad de Bien”, la limpieza es el núcleo duro conceptual: una ciudad limpia, sin basura, sin excremento de perro, sin grafitis, sin ruido; pero también, limpia de maleantes, ambulantes, limosneros, indigentes, etcétera.
El tema de la basura no es nuevo. Yo me acuerdo de que por allá cuando el partido verde era realmente partido, realmente ecologista, le propusimos a Alejandro Oaxaca, el presidente municipal en turno, que iniciara un proyecto ambicioso de reciclaje de basura. Contábamos con un regidor ecologista y eso facilitaba la viabilidad de nuestra propuesta. Si nos recibieron y escucharon en el Cabildo, sin embargo, la idea nunca prosperó. Después nos enteramos de que predominó el argumento de que los cholultecas no estábamos suficientemente maduros desde el punto de vista cultural.
Una década y media después, sigo escuchando los mismos argumentos y la solución al problema de la basura sigue siendo la misma: enterrarla.

Enterrar la basura es enterrar dinero
En estos tiempos de “globalización” (la palabra correcta es mundialización) y de desarrollo “sustentable” (la palabra correcta es sostenible), ya ni en los países ricos se sigue enterrando la basura. A lo largo y ancho del planeta podemos apreciar como países ricos y pobres (Chile, Italia, Colombia, etcétera) impulsan proyectos como “La basura sirve”, “Basura cero: una alternativa sustentable”, etcétera.
En nuestro país la SEMARNAT (Secretaría del Medio ambiente y Recursos Naturales) tiene ya rato apoyando a los municipios con un programa que se llama “Gestión integral de los residuos, una visión de futuro”. Valdría la pena saber si nuestro municipio está inscrito en este programa, y en qué etapa del mismo estamos.
Con suerte y mi pesimismo es exagerado y los ciudadanos de San Pedro Cholula no sabemos bien a bien qué tan encarrilados ya vamos hacia una Ciudad de Bien. (Hasta aquí la cita).
 Ya pasaron más de cuatro años y ¿qué fue lo que hizo la administración de J. J. Espinosa en aquel entonces? Pues nada nuevo más que taparle el ojo al macho. ¿Cómo nos engañó? Pues con el famoso galimatías de que se iba a construir un Relleno Sanitario en Seco. “Único en su tipo a nivel mundial”, según dijo.
Con un lenguaje difícil de comprender por la impropiedad de las frases o por la confusión de las ideas nos hizo creer que era posible reciclar la basura separándola y clasificándola en un relleno sanitario. Y claro, a todas luces fue un fracaso, un desastre total.
Más pronto que tarde, al quedar evidenciado el desaguisado, hábilmente el alcalde, ya no me acuerdo si el mismo Espinosa o ya Arriaga aseveró que el famoso relleno sanitario en seco  no era una obra municipal, sino estatal y que le daba servicio a varios municipios. ¡Ah vaya! Ya entendimos: nos chupábamos el dedo.

¿Por qué el gobierno de Arriaga está resultando anodino?
Llegados a este punto vale la pena hacer un comentario mordaz, que no es mi costumbre. Acepto que es crítico, que tiene ironía aguda y es malintencionado, pero alguien tiene que decirlo a ver sí ya se corrigen estos burócratas de pacotilla.
Pero además, vale la pena hacerlo porque nos permite entender porque Arriaga aparece como un alcalde anodino. Se trata de una entrevista que le hacen a J. J. Espinosa en algún medio de la red, que no guardé porque me dio flojera, en el cual el entrevistador le pregunta sobre sus pretensiones electorales futuras.
Y resulta que a J. J. Espinosa se le salió decir que él fue el que puso a Arriaga. Bueno, no lo dijo así tan crudamente, habló de que él había impulsado su candidatura por Morena y que por eso ganó: por lo exitoso de su administración.
Mañosamente, palabras más palabras menos, el entrevistador le pregunta ah entonces fue tu candidato, tú lo pusiste. A lo que Espinosa reacciona y dice bueno tanto así no, lo que pasa es que somos un equipo y él era nuestro candidato idóneo; y ganó.
Aclaro para quien no cuenta con un diccionario a la mano: cuando hablo de burocracia de pacotilla me refiero a que es  de poca calidad o de escaso valor. Y si utilizo el calificativo de alcalde anodino, quiero decir con ello que su administración  es insustancial o que carece de interés o importancia. Aunque ahora todos sean de Morena.

Burocracia comodina
Y la mejor prueba, la prueba contundente de que J. J. Espinosa sigue gobernando Cholula, es que Arriaga heredó no solamente a su burocracia, incluidos los jefes, sino que todo sigue igual, aunque sin sobresaltos, sin conflictos.
Para Arriaga No pasa nada, como decía el cómico de la televisión. Pregúntele usted por la violencia y la inseguridad y le va a responder que bueno si la hay, pero que los demás están peor y que las cifras van a la baja. Cuando todos sabemos que no es cierto.
Pregúntele usted por la salud y le va a decir que el regala calentadores solares y cobijas; por la educación y le va a decir que regala útiles escolares, uniformes, zapatos y demás; por la protección del medio ambiente y le va a contestar que ha sembrado muchos arbolitos; etcétera. ¿Comprar y regalar es trabajar?
Pero ya para terminar, me quiero quedar con el tema del famoso relleno sanitario.  Lo último que le escuché a Arriaga fue que es muy probable que  se cierre el relleno sanitario (ya no  le llama en seco) y que el gobierno del estado, o sea Barbosa, ahora sí construya un relleno sanitario con reciclaje. ¿Qué acaso no es volverle a tapar el ojo al macho?
Señores burócratas, bájense de la hamaca y pónganse a trabajar. El reciclado se hace desde el hogar. Son las familias en sus casas las que tienen que separar y clasificar la basura; y el gobierno y/o las empresas interesadas pasar a comprarla para su reutilización.
Pero para hacer esto hay que trabajar en serio, hay que salir del nicho de confort y de verdad comprometerse con la ciudadanía.


0 comentarios:

Publicar un comentario