Archives

Support

lunes, 19 de octubre de 2020


AMLO cosechando frutos podridos. 

Por Alejandro Mario fonseca


La 4 T de AMLO sigue dando frutos, frutos podridos, aunque no son

de su gobierno, sino de los anteriores. El último probablemente sea

el más podrido de todos: la detención del Secretario de Defensa del

ex presidente Peña Nieto: el general Cienfuegos.

A Cienfuegos se le acusa de aprovecharse de su puesto como titular

de la Sedena, entre 2012 y 2018, para ayudar al cartel dirigido por

Juan Francisco Patrón Sánchez, el ‘H-2’ o ‘El Chico’, una célula de la

organización delictiva de los Beltrán Leyva a la que las autoridades

estadounidenses califican como “extremadamente violenta”.

El apoyo del entonces general secretario no fue gratuito. A cambio

de sobornos contribuyó a que el ‘H-2’ traficara “miles de

kilogramos de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana a los

Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York”, según se

desprende de la acusación de la Fiscalía. (Cfr.

Aristeguinoticias.com).

Que yo me acuerde, públicamente no se sabía nada de este

personaje desde mediados del mes de abril del 2016, cuando en

medio de una avalancha de malas noticias sobre corrupción,

violencia, impunidad… Cienfuegos pidió disculpas al pueblo de

México.

Y en efecto, en un hecho inédito en las fuerzas armadas, el general

Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, ofreció una

disculpa pública por el video donde se observaba a dos soldados

torturando a una mujer: “En nombre de todos los que integran esta


institución, ofrezco una sentida disculpa a toda la sociedad

agraviada por este inadmisible evento”, expresó.

El Ejército metido en política


En ese entonces la Unidad Especializada en Investigación de Delito

de Tortura (UEIDT) investigaba 313 casos de tortura, de los cuales

147 son averiguaciones previas y 166 son actas circunstanciadas.

Sólo de 2012 a febrero de 2016 la Visitaduría de la Procuraduría

General de la República (PGR) tuvo una carga de trabajo de 249

averiguaciones previas por tortura en las que estaban involucrados

391 servidores públicos, de los cuáles 200 pertenecían a la propia

PGR y a la Policía Federal.

Se trataba de noticias cotidianas, es decir ya no nos sorprendían: ya

llevábamos largo rato con esta cantaleta. Lo que realmente fue

noticia fue el reconocimiento del general Cienfuegos de que el

ejército cometía errores. Ahora la diferencia es que ese tipo de

noticias involucran a personajes del más alto nivel gubernamental.

Haciendo un poco de historia, probablemente la herencia más

grave de la primera década de vida independiente de nuestro país

sea la de un Ejército metido en política.

Para entender esto, es útil la conclusión a la que llega Pareto en su

Tratado de sociología general: esta es que las diversas

agrupaciones sociales que constituyen toda sociedad, están

estructuradas de acuerdo a las habilidades de sus miembros para

ejecutar funciones sociales necesarias; estas habilidades pueden

perfeccionarse mediante su continuo ejercicio, de lo contrario

decaen.

Después de la Guerra de Independencia lo que sucedió con la élite

militar criolla, fue que rápidamente se mezcló en las diversas


facciones políticas: su actuación fue cada vez más política y menos

militar.

Los fracasos de la defensa, primero de Texas en 1836, después la

guerra con Francia en el 38 y finalmente contra la invasión

norteamericana en el 47, encuentran su mejor explicación, más que

en la penuria económica o en la forma en que se entendía el

federalismo, en la debilidad del ejército mexicano.

Operación Padrino


Y si, desde entonces el Ejército mexicano se ha estado viendo

involucrado en política, y últimamente en política de la mala, de la

que hay que erradicar. Según un reportaje de Jesús Esquivel para el

semanario Proceso, hoy en día la cosa está muy grave:

El exsecretario de Defensa Salvador Cienfuegos –detenido el jueves

15 en el aeropuerto de Los Ángeles– proporcionaba a

narcotraficantes información sobre operativos militares e

investigaciones de inteligencia, señala el encausamiento judicial

iniciado en contra del general.

Funcionarios del Departamento de Justicia revelaron a Proceso que

entre las pruebas que lo incriminan destaca la grabación de una

conversación telefónica que sostuvo con líderes de la delincuencia

organizada.

El arresto de Cienfuegos y su anunciado enjuiciamiento son parte de

la “Operación Padrino”, una investigación que puede derivar en la

captura de otros altos mandos militares e importantes políticos

mexicanos.

Así que el horno no está para bollos, si la detención de García Luna,

jefe de seguridad de Calderón fue por acusaciones muy parecidas,

ahora la detención de Cienfuegos involucra directamente a Peña


Nieto. Además de que el proceso también se está llevando a cabo

en los Estados Unidos.

Esquivel abunda: A principios de este año funcionarios del

Departamento de Justicia de Estados Unidos confiaron a Proceso y

a un periódico estadunidense de circulación nacional la existencia

de la “Operación Padrino”, como bautizaron a la investigación por

narcotráfico contra Cienfuegos.

“Contamos con una grabación interceptada que implica

directamente al general (mexicano) con el tráfico de drogas”,

expusieron en su momento fiscales federales a este semanario y al

rotativo estadunidense.


¿El imperio nos domina?


La pesquisa sobre las supuestas relaciones de Cienfuegos data de

hace por lo menos 10 años o más cuando el militar estaba asignado

a la IX Región Militar en Acapulco, Guerrero, y se corrobora con

imputaciones recientes en el periodo 2015-2017, cuando fue

Secretario de Defensa durante el gobierno de Peña Nieto.

Cienfuegos fue arrestado el pasado jueves 15 en el aeropuerto

internacional de Los Ángeles, California, por autoridades federales

de Estados Unidos con base en el expediente judicial que en su

contra tiene la Corte Federal del Distrito Este, en Brooklyn, Nueva

York.

No sé hasta dónde llegue todo esto, pero lo que si me queda muy

claro es que la geopolítica, tanto para mal como para bien es una

limitante para la 4 T de AMLO. Y hasta donde yo puedo apreciar, el

grueso del Ejército mexicano está con él.

Sí, la justicia nos viene del imperio, pero a río revuelto ganancia de

pescadores: lo más interesante es que el affaire Cienfuegos


muestra que nuestros frutos malditos se pudren del otro lado y

aquí en México lo que le queda a AMLO es cosechar votos. Ya

llegarán los tiempos de los frutos benditos, hay que tener

paciencia.

0 comments:

Publicar un comentario