Archives

Support

lunes, 16 de noviembre de 2020

 



COLUMNA: "Obama nos hace un regalo" 

por Alejandro Mario Fonseca


Hace cuatro años algunos analistas intentamos explicarnos el

fenómeno Trump desde distintos ángulos. ¿Por qué alguien como

él, se había convertido en Presidente de los Estados Unidos?

Tanto se habló sobre el tema, que parecía que ya todo estaba

dicho. Hoy como punto final Enrique Krauze nos ofrece un juicio

sumario titulado ¡Despedido!, que quiero reproducir tal como

apareció en el sitio virtual de Letras Libres:

Sembró odio, polarizó al país, degradó el lenguaje político, repudió

las reglas escritas, transgredió las reglas no escritas, insultó a la

prensa, difamó a sus críticos, mintió por sistema, menospreció a la

ciencia, desdeñó el cambio climático, desgarró familias migrantes,

humilló a las mujeres, despreció a las víctimas, encomió a los

victimarios, incrementó la pobreza, aumentó el desempleo, subió la

inseguridad, destruyó las instituciones, desechó a generaciones de

servidores públicos, devaluó la educación pública, encarnó el culto a

la personalidad, mimó a los dictadores, abandonó el

multilateralismo, abrazó el aislacionismo, subyugó al Poder Judicial,

avasalló al Poder Legislativo, alardeó de ser figura histórica,

manipuló los símbolos religiosos, fortaleció a los evangélicos, alentó

el racismo, alimentó el clasismo, promovió a su familia, prohijó

negocios ilícitos, ignoró al fisco, canceló el seguro médico universal,

minimizó la pandemia, politizó el uso de cubre bocas, desacreditó a

los expertos en la pandemia, padeció incontinencia mediática,

aspiró a autocracia, minó a la democracia, pisoteó las libertades.

Uuuffffffff, ¿todo eso? Pues sí, y lo sorprendente es que estuvo

cerca de la reelección. ¿Por qué? Pues porque muchos gringos


ignorantes se identifican con él y todavía más sorprendente es que

el país que “gobernó”, la todavía máxima potencia mundial, la

república imperial, sigue en pie.


El sendero de Barak Obama


Recordemos que el Presidente Obama antes de ceder el poder al

magnate republicano el 20 de enero de 2017, escribió una misiva

de despedida recordándoles a sus compatriotas estadounidenses la

grave crisis económica que afrontaba al país en 2009:

“Hace ocho años, Estados Unidos afrontaba un momento de peligro

como no habíamos visto en décadas. Esa situación se complicaba

porque cerca de 180 mil soldados estadounidenses estaban

desplegados en Irak y Afganistán; y Osama Bin Laden, el ‘cerebro de

los peores ataques terroristas en suelo estadounidense’, seguía

prófugo”. “Ocho años más tarde, una economía que se hundía (a un

ritmo de) más del 8 por ciento está ahora creciendo a más del 3 por

ciento”.

También se mostraba orgulloso de haber reducido la presencia

militar estadounidense a 15 mil efectivos en Irak y Afganistán y de

que terroristas como Bin Laden, ex líder de la red Al Qaeda, “habían

sido eliminados del campo de batalla”.

En su carta Obama recalcaba, asimismo, que EU había golpeado

duramente al grupo yihadista del Estado Islámico y sus “refugios”

en Irak y Afganistán con el apoyo de una coalición de más de 70

países.

En clave de política exterior, el Presidente se vanagloriaba por

haber contribuido a forjar el acuerdo nuclear alcanzado en julio de

2015 entre Irán y seis grandes potencias (China, Estados Unidos,


Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) para frenar el programa

atómico iraní, muy criticado por Trump.

Obama destacaba igualmente la normalización de las relaciones

bilaterales entre EU y Cuba, un proceso que Trump se había

comprometido revertir, al igual que el Acuerdo de París contra el

cambio climático, que tampoco satisfacía a su sucesor. Y así fue.

Biden: el regreso de la responsabilidad


Trump está despedido, perdió, sin contundencia, pero perdió.

Ahora Joe Biden está obligado a la reconstrucción. En lo inmediato

tiene una tarea urgente: la del combate a la pandemia de covid-19.

Ya veremos que hace Biden, yo no dudo que retomará uno de los

grandes logros de Obama: su Reforma Sanitaria, que conocimos

como “Obamacare”, promulgada en 2010, que establecía la

obligatoriedad de contar con un seguro médico y que había

beneficiado a más de 20 millones de personas.

Sin embargo, su tarea más importante será la revitalización de la

economía interna (destrozada por la pandemia) a la par de la

reparación de la profunda división social, resultado de la

desigualdad, el racismo y del deterioro de las instituciones

judiciales.

Otras tareas no menos importantes serán: la modernización del

sistema migratorio, incorporando criterios humanistas; y la

reorientación de las políticas públicas para frenar el cambio

climático, fomentando el desarrollo de empresas basadas en las

energías limpias.

Y en lo externo, aunque a muchos no les guste, Biden deberá

recuperar el liderazgo político mundial. Y yo me incluyo, a mí tan


poco me gusta “vivir en el patio trasero del imperio”. Sin embargo,

hay que verlo como un área de oportunidad: tiene sus ventajas.

La lista es larga, Trump empezó saliéndose del TPP, un tratado que

había sido firmado por Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón,

Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y

Vietnam, y que representa el 40% de la economía mundial.

Después en 2017 abandonó el Acuerdo de Paris sobre el cambio

climático y en 2018 el acuerdo nuclear con Irán. También se retiró

del consejo de derechos humanos de la UNESCO y de la OMS,

desató una guerra comercial con China y lastimó las relaciones con

sus aliados europeos de la OTAN. (Cfr. Prioridades de Biden, Claude

Heller en el diario Reforma, 15/11/2020).


Un regalo navideño de Obama


Y todo esto por no hablar de las sanciones unilaterales contra

Venezuela y Cuba, además de la “manita de puerco” que le hizo al

gobierno de la 4 T de AMLO con relación a las oleadas de migrantes

centroamericanos.

Todo esto y muchas otras cosas más tendrá que recomponer el

demócrata Biden. Y no es difícil percatarse de que no se trata de

otra cosa más que de regresar al sendero trazado por el ex

presidente Obama.

Y estimado lector, le comparto una excelente noticia que acompaña

el regreso de los republicanos a la Casa Blanca: el próximo 17 de

noviembre aparecerá en las librerías el primer volumen de las

memorias del ex Presidente Barak Obama.

A promised land (Una tierra prometida) es el título del texto que

está por publicar la editorial Random Hause, en dos volúmenes y

que aparecerá traducido a 25 idiomas.


Así que preparémonos para disfrutar de una obra de historia

política reciente en la que conoceremos los pormenores de ocho

años, en los que un gran estadista, el primer Presidente negro de

los Estados Unidos, logró rescatar las mejores causas del

humanismo liberal.

0 comentarios:

Publicar un comentario