1968: la vergüenza ~ Cholula la Bella

Business

Support

Labels

Find Us On Facebook

Categories

Random Posts

Advertise

Subscribe Us

Recent comments

Recent Comments

Search

Recommended Posts

randomposts

Popular Posts

Featured

lunes, 10 de septiembre de 2018



Alejandro Mario Fonseca
Yo vivía en Tlatelolco, era un joven que recién había cumplido los 16 años, estudiaba en la Preparatoria No 9 de la Universidad Nacional Autónoma de México. En mi memoria quedó gravado ese año como el más intenso de mi vida.
Fue un año terrible pero también lleno de aprendizaje. Muchos jóvenes y viejos conocimos el miedo (incluso el terror), pero también el valor; el descuido (o la insensatez), pero también la prudencia.
Y así podría seguir hablando de las virtudes humanas y de sus contrapartes. Y es que la virtud es lo que nos define, es nuestra forma de ser y de actuar humanamente: es nuestra capacidad de actuar bien.
Pero las virtudes son complejas, son una especie de cima, de cumbre entre dos precipicios o abismos, entre dos lacras o vicios. El ejemplo más claro es el de la valentía que se halla entre la cobardía y la temeridad.
¿Fuimos temerarios los jóvenes que nos involucramos en el Movimiento Estudiantil de aquellos años? ¿Acaso fuimos insensatos o para decirlo suavemente descuidados por habernos arriesgado a perder la vida inútilmente?
El día de hoy, medio siglo después del acontecimiento, vale la pena hacer una reflexión sobre su importancia histórica. Porque el sacrificio sí valió la pena.  Pero quiero empezar esta colaboración de una manera menos dramática, menos melancólica e imprimirle una dosis de belleza, de estética. Así, que permítame usted amable lector citar a Octavio Paz.
La vergüenza es ira vuelta contra uno mismo
El poema se conoce como La limpidez, pero originalmente el poeta lo publicó con el título de Intermitencias del oeste (3) (México: Olimpiada de 1968):
                   La limpidez
                        (quizá valga la pena
                escribirlo sobre la limpieza
                de esta hoja)
                        no es límpida:
                es una rabia
                        (amarilla y negra
                acumulación de bilis en español)
                extendida sobre la página.
                ¿Por qué?
                        La vergüenza es ira
                vuelta contra uno mismo:
                                                       si
                una nación entera se avergüenza
                es león que se agazapa
                para saltar.
                        (Los empleados
                municipales lavan la sangre
                en la Plaza de los Sacrificios).
                Mira ahora,
                        manchada
                antes de haber dicho algo
                que valga la pena,
                        la limpidez.
2018: medio siglo después
Nos encontramos exactamente a 3 semanas del 50 aniversario de la Matanza del 2 Octubre en Tlatelolco. Una fecha que a todos los que la vivimos nos marcó para toda la vida. Y es por eso que resulta muy importante que las nuevas generaciones conozcan lo que realmente pasó.
Y por fortuna existe mucha literatura sobre el acontecimiento. Por ejemplo es imperdonable no leer La Noche de Tlatelolco de Elena Poniatowska, texto sobre el que existen muchas ediciones, Amazon acaba de sacar a la venta una edición especial de aniversario.
También existen varias películas, obras de teatro y hasta poemas como el de Octavio Paz que acabo de reproducir. Pero lo paradójico es que el fenómeno del 68 mexicano sigue sin conocerse cabalmente del todo. También por fortuna están apareciendo nuevas investigaciones.
Una de ellas, que ya está a la venta es El 68. Los estudiantes, el presidente y la CIA; Ediciones Proceso, 2018. Su autor es el investigador del Colegio de México, Sergio Aguayo. Se trata de la conclusión de una trilogía que inició con Los archivos de la violencia editada por Grijalbo en 1998; y De Tlatelolco a Ayotzinapa, de Editorial Ink en 2015.
Aguayo lleva nada menos que 25 años estudiando el fenómeno y en los dos últimos años encontró documentos que le permiten compartirnos lo que realmente sucedió: el presidente Díaz Ordaz había sido reclutado como agente de la CIA (esa máquina de terror norteamericana), agencia que alimentaba la visión paranoica de la historia que tenía el presidente.
En aquel entonces, nos cuenta Aguayo, México carecía de servicios de inteligencia y dependía de lo que hacía la CIA, cuyo encargado era Winston Scott. Ambos, Díaz Ordaz y Scott eran los jefes de una ultraderecha que alucinó absurdamente el Movimiento Estudiantil como una conspiración comunista internacional.
La geopolítica nos condiciona
El día de hoy a muchos de los que participamos en aquel acontecimiento nos parece absurdo, pero esa fue la “razón”, la  justificación, en suma la legitimación para la matanza del 2 de octubre: erradicar la “amenaza comunista”.
Y Sergio Aguayo remata: El problema era que Winston Scott era un anticomunista y tan reaccionario como Gustavo Díaz Ordaz. Una de las grandes lecciones del 68 es: un país soberano de debe depender para su inteligencia de otros países, menos de una potencia.
Lo que los estudiantes del 68 enarbolábamos era un humilde pliego petitorio de 6 o 7 puntos que hasta ahora se están cumpliendo y de manera sorprendentemente pacífica.
Por fin, la llegada de AMLO a la presidencia de la república será la respuesta humanista para aquellas demandas: más democracia, más rendición de cuentas y menos violencia.
Sin embargo la geopolítica nos sigue condicionado, como dice Aguayo, a final de cuentas la herencia del 68 es negativa, tenemos que incorporar lo externo a nuestro análisis, entender que estamos muy sujetos  a lo que pasa en el exterior porque somos vecinos de una superpotencia.
Y por si fuera poco, estimado lector, a todo esto hay que agregar los límites internos de una riqueza extremadamente mal distribuida y vinculada a grupos criminales.




0 comments:

Publicar un comentario